Misión Ecuador 2007

102_1673.jpg

Napo – Papallacta

La Misión Ecuador 2007 fue mi segunda experiencia de convivencia, ya que la primera vez la realice el año pasado en la ciudad de Latacunga. La verdad es que estaba en duda hasta el último día, ya que se me hacía difícil por lo que tenía que cumplir con ciertos “asuntos personales”, pero bueno, Dios tiene la última palabra y mis ganas de ir a esa misión fueron muy superiores a todo…

Luego tenía expectativa por conocer con quienes iba a la Misión, creo que desde el primer contacto que tuvimos todos, ya se respiraba en el ambiente esa gana de empezar, ahora a esperar el lugar, nuevamente la angustia de saber como nos acogería la gente, como iba a estar el clima, el viaje, en fin.

La verdad es que no creí que las cosas iban a salir como salieron, creo que fue gracias a toda la buena voluntad y las ganas que cada uno puso para compartir, ir conociendo a cada uno del grupo en cada diferente día era algo excepcional, sentir toda esa unión que se respiraba en el ambiente era único.

Compartir, charlar con esa gente te llenaba, escuchar como sin siquiera conocerte ellos te confiaban todos sus problemas y te brindaban lo poco que tenían de una manera desinteresada, realmente motivaba para empezar con más ganas el siguiente día.

Creo que en la misión nos pasó de todo, cosas buenas, como cosas malas, cosas tristes, como cosas alegres, de todo (hasta golpead@s y herid@s), y con un frío, que para ni que acordarme, pero cada una de aquellas cosas era motivo de unión, nunca perdimos realmente el sentido de la misión.

Las cosas que se dan no son coincidencia, sino providencia divina”, siempre he tomado esta frase, porque creo que es la verdad, quien diría, si algunos de nosotros no estábamos siquiera seguros de ir, pues se formó un grupo, en mi opinión, muy bueno, que pudo complementarse de excelente manera, gracias al trabajo y las ganas de cada uno.

Bueno, para mí fue una experiencia que no he de olvidarla, por todo lo vivido y por todo lo que aprendí.

Se que me servirá en mi vida cotidiana de mucho, para aprender a valorar todo lo que está a mi alrededor, como a comprender el pensamiento de la gente que me rodea y de aceptarlos tal y como son, con su forma de ser.

 

Aunque sé que habrá uno que nunca falta que me dirá que para que me fui, dentro de mi estará ese recuerdo de todas las nuevas personas que conocí, de todo lo que aprendí y de todo lo que viví… en fin de la Misión Ecuador 2007, Papallacta – Napo

    • barceludena
    • 3/09/07

    Q bien ñero, siempre he considerado q jamás se puede perder el tiempo ayudando y compartiendo con un hermano ser humano, bien por ti

  1. Chéveres esas experiencias, me alegro de que te haya ido bien por esos lares ayudando y compartiendo con la gente.🙂

  2. Por cierto, ya pues ponle alguito más a tu blog, ya lo voy a poner en mi Blogroll.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: